MI VIAJE EN EL COLOR de Laura Ferretti   Siempre   he   sido   fascinada   por   los   colores.   Les   me   transmiten   una   profunda   emoción   y   tienen   una   tarea   fundamental   en   mi   pintura. Precisamente   por   questo,   durante   los   años,   mi   relación   con   el   color   se   ha   notablemente   transformado   sea   sobre   el   plan   de   la yuxtaposición   de   los   colores,   sea   sobre   aquel   de   la   elección   de   los   colores   y   las   tonalidades,   sea,   por   fin,   sobre   la   valencia emocional   de   los   colores   mismos.   En   los   primeros   años   he   puesto   los   colores   con   la   brocha   privilegiando   superfices   chatas   dando molde   y   volumen   por   el   acercamiento   de   porciónes   de   espacio   monocromáticas   pero   de   distinta   luminosidad   (Arbustos   de “padule”).   Han   resultado   trabajos   de   ello   bastante   refinado   de   los   tonos   sosegados   de   los   verdes   o   bien   del   azul   o   de   los   amarillos. En   el   curso   de   los   años   la   brochada   se   ha   hecho   más   densa   y   vibrante   adquiriendo   así   también   mayor   intensidad   y   inmediatez   por mérito de los primeros golpes de espátula que intervinieron con decisión sobre la base más plana. Y   la   espátula,   en   breve,   protagonista   se   ha   vuelto:   instrumento   privilegiado   sea   por   campiture   difusos   (Marisma),   sea   por   áreas movidas   y   complejas,(Bajo   el   cielo   azul:   geranios   y   Alegría   de   hundirse   ),   sea   por   detallados   juegos   monocromos   en   que   el diferente curso de la espátula crea volumen, movimiento y dirección, (Agua viva). También   por   cuánto   concierne   la   elección   de   los   colores   el   viaje   ha   sido   largo   y   complejo.   He   usado   de   todo:   pintas   a   cera, pasteles,   espray,   acrílico,   colores   de   vidrio   y   de   cerámica,   hasta   barnices   a   esmalte   pero   ha   quedado   solamente   el   color   a   oleo.   Es dúctil,   es   sedoso,   es   blando.   Bajo   la   espátula   está   vivo   y   así   pintar   se   vuelve   un   hecho   vital   porque   necesitan   decisión   y   ligereza; hace   falta   favorecer   el   juego   de   los   colores   que   quieren   mezclarse   o   bien   obligarlos   a   quedar   si   mismos,   puros   en   su   unicidad.   Mi secreto   es:   una   espátula   y   pocos   colores   a   oleo.   En   práctica   solo   cinco   colores   por   todos   los   colores   del   mundo   a   los   que   a   veces añado un poco de oro. Pero   los   colores   tienen   muchas   vibraciones,   más   bien   diría   todas   las   vibraciones   de   la   vida.   Ciertas   veces   la   vida   es   más   rica,   más viva   y   así   las   telas   son   más   intensamente   polícromas   (Redundancias   primaverales).   ciertas   veces   es   un   sentimiento,   un   estado   de ánimo   que   predómina   y   las   telas   se   hacen   monocromáticas   (Sinfonía   de   amarillos   ,   Luz   lunar   sobre   las   colinas,   Paz   entre   los abetos).   Otras   veces   un   color   se   pone   dominante   por   su   fuerza   detonante   como   el   amarillo-vida   de   los   girasoles   Girasoles   en   la noche.    El   rítmico,   incesante   y   imprevisible   movimento   de   las   olas   del   mar,   lo   billar   luminoso   de   las   estrellas,   el   frémito   del   viento   que atraversa   el   bosque   contan   la   hermosura   espectacular   y   multiforme   de   la   creación.   En   una   triza   de   prado   hay   una   miríada   de   flores. Pequeñas,   humildes,   dispersas,   a   veces   desconosidas.   Pero   muy   hermosas.   Un   regalo.   El   Regalo   que   nos   conmueve   llenos   de gratidud.   Y   la   espátula   “juega”con   el   azul   y   el   amarillo   sobre   la   tela.   Nacen   así   mundos   envueltos   en   una   luz   verde-azul.   Unas corolas   sobresalen   en   estos.   Una   triza   de   mundo   surge,   desgarrandolo,   del   oro   y   nos   recuerda   que   todo   es   Regalo   (El   Regalo: rosas   rojas).   Pero   el   color   que   más   que   cada   otro   ha   sido   vivido   y   interpretado   es   el   negro.   En   el   ‘94   puse   negro   acrílico   como   base sobre   la   tela   y   sobre   tal   base   pinté   unos   paisajes   y   unas   flores   (Plenilunio).   A   veces   dejé   porciones   de   negro   que   poco   a   poco   se redujeron   hasta   desaparecer   como   en   la   serie   Por   el   negro. Y   el   negro   tuvo   el   valor   emblemático   de   lo   negativo   (cuyo   polo   máximo es   la   muerte)   que   irrumpe   en   la   vida   cotidiana   y   ella   desgarra   (Por   el   negro   1,   2,   3,   4   ).   Y   entonces   aquel   negro   viene progresivamente   rechazado   a   los   márgenes   de   la   voluntad   de   aceptarlo,   pero   negándose   de   sucumbir   a   ello   manteniendo   por   tanto los   colores   de   la   vida   separados   de   aquel   negro   que,   de   otro   modo,   habría   hecho   gris   todo   el   mundo.   En   fin   también   el   negro   ha dejado   de   ser   tan   fatalmente   negro   y   se   ha   endulzado   volviéndose   suma   indistinta   de   amarillo,   de   rojo   y   de   azul.   Y   ha   vuelto   a hacer   de   base   pero   extendido   a   espátula   y   jaspeado   de   oro   casi   a   indicar   que   también   el   fluir   indistinto   del   tiempo-vida   tiene   a   uno su   carácter   sagrado   ya   que   es   el   fondo   sobre   que   las   estaciones   de   la   vida   pueden   ser   protagonistas:   el   verano   en   naranjo   y   azul (Flores   naranjos,   sombras   azules),   el   otoño   en   amarillo   y   morado   (Otoño   en   amarillo   y   morado),   el   invierno   en   calientes   blancores (Improbable nevada) y la primavera en rojo y verde (Como rojos hechizos). Lo   cíclico   fluir   de   las   estaciones   es   un   motivo   recurrente   en   mi   pintura   porque   siento   en   este   incesante   ir   el   poder   de   exorcizar   la misma   muerte.   Todos   advertimos   lo   transcurrir   del   tiempo   y   querríamos   capturar   un   instante   fugaz   y   hacerlo   eterno.   Es   este   el tiempo   del   arcoiris,   de   las   efímeras   flores,   de   las   nubes   que   huyen   altas   en   el   cielo   (Inquietud   y   serenidad).   Es   este   el   instante   en que el sol desaparece (Todavía un instante). Aún   más   emblemático   otro   negro:   un   grumo   negro,   indistinta   suma   de   los   tres   colores   fundamentales,   se   desmalla   y   de   su   corazón rebosan   todos   los   colores   que   recobran   su   identidad.   Y   entonces   el   negro   nos   recuerda   que   no   tenemos   que   ser   una   masa indistinta pero individualidades-colores hermosos porque distintos, hermosos porque únicos, hermosos porque vivos y vitales. Gracias a la luz que entra a animarlos (Del corazón del negro la alegría de los colores). Recientemente   mi   sensibilidad   expresiva   mi   ha   llevado   a   impregnar   más   mis   obras   de   emozione   que   volven   liricos   los   paisajes.   Los colores   estan   más   degradados,   los   detalles   se   desvanecen   en   la   niebla   o   en   aproximación   más   informal.   Hay   atmósferas   acida   de alusiones,   de   señales   que   sugieron   pero   no   contan.   Mi   espiritualidad   se   expresa   en   la   interioridad   que   surge   de   el   arcano,   de   el encanto de los colores rarefactos (Hacia el cielo).
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter