LAURA FERRETTI: LA CONQUISTA DE UN ESPACIO INTERIOR     Las   pinturas   de   Laura   Ferretti   hablan   de   gracia,   de   delicadeza,   expresan   el   deseo   de   vivir   en   un   mundo   íntimo   y   secreto,   que   pero encuentra   correspondencia   con   el   paisaje.   El   rechazo   del   caos   empuja   Ferretti   a   buscar   un   orden   superior,   hegeliano,   en   que   se acuerdan   dos   aspectos   dialécticos:   el   yo   del   artista   y   el   frescor   de   un   universo   visto   con   estupor,   como   al   alba   de   la   creación.   De aquí   deriva   la   capacidad   de   contemplar   las   cosas   con   un   sentido   de   extática   maravilla   como   fuera   por   la   primera   vez,   sin acostumbrarse   al   deja   vu,   a   los   lugares   comúnes,   más   bien   haciendo   tabula   rasa   por   dejar   espacio   a   la   improvisación,   a   la pincelada   impetuosa.   Y   es   justo   ésta   meditada   inmediatez   que   constituye   el   medio   con   que   el   artista   traza   su   propio   recorrido, vuelto   hacia   la   luz   que   se   convierte   en   sustancia   de   todas   las   cosas,   que   impregna   de   si   las   flores,   las   colinas,   los   bosques,   las aguas.   Recordamos   que   las   últimas   palabras   de   Goethe   moribundo   fueron:   “Aprite   también   la   segunda   contraventana   en   el   cuarto para   que   entres   más   luz”   (Hacia   la   luz).   Ahora   bien   Laura   Ferretti   abre   las   ventanas   de   sus   sentidos   y   su   corazón,   abre   sus miradas   y   se   prepara   a   un   estado   de   ánimo   receptivo   justo   para   captar   aquella   luz   que   hace   impalpables   todas   las   cosas,   que   las transfigura   en   un   tipo   de   místico   halo,   que   es   metáfora   de   conocimiento   profundo,   transporte   lírico.   En   sus   pintados   la   luz   se   vuelve color   y   viceversa   el   color   se   transforma   en   luz   para   reconducirnos   al   origen   de   la   vida,   al   elemento   primigenio   de   cuyo   derivan   los mil   aspectos   particulares.   Laura   Ferretti   funda   su   búsqueda   pictórica   en   la   combinación   de   infinitas   gamas   cromáticas   y   matices irisados   que   visualizan   el   fluir   de   las   estaciones,   el   correr   del   tiempo,   pero   dentro   de   estas   mutaciones   se   coge   la   voluntad   de conseguir   algo   de   duradero,   de   inmueble.   El   artista   misma   declara:   “Hay   muchas   flores:   ellas   representan   la   humanidad.   Quiero   las efímeras   flores   que   alegran   y   perfuman   el   mundo,   quiero   los   efímeros   hombres   que   querrían   ser   eternos”.   (Bajo   el   cielo   azul:   flores de   campo).   Ahora   bien   en   esta   declaración   se   verifica   que   la   pintura,   para   el   artista   toscana,   constituye   un   viaje   que   no   se   pierde en   el   vacío   y   en   la   pura   casualidad   pero   conduce   a   una   meta   precisa,   a   un   orden   superior.   El   artista,   por   una   pincelada   vibrante, fluida,   hace   sus   paisajes   casi   impalpables,   irreales,   de   ensueño,   ellos   desmaterializa   en   transcripciones   de   impulsos   poéticos,   de impulsos   emotivos.   La   ola   no   es   más   ola   sino   se   converte   en   el   agua   de   la   vida,   en   algo   de   absoluto;   así   los   cielos   amarillos expresan   una   sinfonía   interior;   el   resplandor   lunar   nos   invita   a   la   fantasía   romántica;   las   flores   primaverales   casi   nos   aspiran   en   un abismo   de   sensaciones,   como   evidencia   el   título   emblemático   "Joya   de   hundirse”.   El   artista   en   efecto,   refiriéndose   al   leopardiano verso   "Y   el   naufragar   me   es   dulce   en   este   mar",   se   pierde   en   el   respiro   del   infinito,   casi   se   disuelve   derritiendo   su   alma   con   todas las   cosas.   Pero   en   este   extravío   la   Ferretti   halla   de   nuevo   se   misma   como   parte   esencial   del   cosmos.   Así   su   sentimiento   de melancolía   se   deslíe   en   un   sano   optimismo,   como   es   subrayado   por   las   atmósferas   de   sus   pinturas,   invadidas   de   serena   armonía   y de   elegíaca   contemplación.   Las   pinceladas   y   los   golpes   de   espátula   de   Laura   Ferretti   nos   aparecen   parecidas   a   un   velo   que esconde   y,   en   el   mismo   tempo,   se   levanta   para   revelar   las   emociones   que   pertenecen   a   todos,   un   velo   que   nos   deja   entrever   el deseo   de   parte   del   artista   de   crearse   su   oasis   de   paz   dónde   ampararse.   Este   velo   es   metáfora   del   arte   mismo,   entendio   como huida   en   el   sueño   y   en   el   mismo   tiempo   como   diálogo   con   el   mundo,   búsqueda   de   un   espacio   interior,   voluntad   de   abertura respecto   a   las   cosas   para   recibir   inspiración   de   los   colores,   de   los   sonidos,   de   los   perfumes.   Por   este   las   obras   de   la   Ferretti   son atadas   al   dato   sensorial   y   al   mismo   tiempo   lo   superan.   El   artista,   en   efecto,   parte   de   la   ocasión   paisajística   para   desarrollar   a   su sigla   personal   que   se   proyecta   hacia   los   resultados   de   la   pintura   informal,   como   se   puede   constatar   observando   sus   toques   de pincel   y   sus   golpes   de   espátula   que   describen   sí   elementos   reales   pero   que   señalan,   que   quedan   leves,   matizados,   etéreos, alusivos   para   comunicarnos   la   inmediatez   de   la   percepción   y   el   transporte   de   la   pasión.   En   tal   modo   lo   determinado   y   lo nodeterminado,   la   descripción   realista   y   la   rendición   de   un   color   simbólico,   empapado   de   pura   energía   psíquica,   se   funden felizmente.   En   fin   la   realidad   se   reduce   a   pretexto   para   hacer   estallar   una   paleta   de   colores   vivaces,   musicales   que   nos   reconducen a   las   "Improvisaciones"   de   Kandinskj,   colores   que   representan   algo   de   otro,   un   gesto   libertador   capaz   de   transformar   el   vacío,   el caos en silencio, en armonía, en alegría creativa (Pimientocitos). El   artista   moja   sus   pinceles   en   la   savia   de   las   plantas,   en   la   luz   del   sol   capturando   así   una   chispa   de   aquel   fuego   misterioso   que arde en la creación y dentro de nosotros.
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter