"El icono es el lenguaje de la Fe de la Iglesia y mostra con los colores lo que la Escritura proclama con las palabras"   (Lia Galdiolo) CUADROS COMO PLEGARIAS  Pintar   imágenes   sagradas   es   muy   dificultoso   para   mí.   Por   ellas   querría   transmitir   un   mensaje   de   esperanza,   de   amor,   de   fe.   Un   mi mensaje,   personal.   Un   mensaje   atado   a   la   espiritualidad   y   a   la   sensibilidad   religiosa   maturada   en   la   realidad   postconciliar,   pero también   a   aquella   visión   inmutable   que   transciende   la   historia.   Rebusco   un   mensaje   sintético   sin   embargo   simple   y   claro.   Querría que entrara en los ojos y quedara en el corazón con una sensación de paz y serenidad. Son   pintados   esenciales:   no   hay   elementos   meramente   decorativos   (ni   diademas   ni   oropeles   ni   ricos   mantos),   no   hay   llamadas   a problemáticos   contingentes   del   hoy   y   tampoco   personas.   "Sólo"   Jesús   es   representado   y   la   Virgen   y   algunos   niños-ángeles   en   el cielo   de   la   Asunción;   hay   alusiones   a   Dios   Padre   y   al   Espíritu   Santo.   Hay   muchas   flores:   ellas   representan   la   humanidad.   Quiero las efímeras flores que alegran y perfuman el mundo, quieroo los efímeros hombres que querrían ser eternos. La   elección   de   los   sujetos   es   conducida   sobre   todo   por   el   mío   sentir.   L' Asunción   al   Cielo   de   la   Virgen   Maria,   sin   embargo,   también ha   sido   un   concluir   el   recorrido   dentro   del   Santuario   de   la   Virgen   de   la   Caridad.   Ya   hubieron   la   Anunciación,   la   Natividad   y   la Crucifixión.   Por   mí   ha   sido   una   profonda   joya   pintar   el   momento   de   la   celestial   felicidad   de   Maria   que   sube   al   Cielo   donde   se reunirá al Hijo querido. Jesús   que   acoge   a   la   Madre   y   La   Madre   que   le   sube   al   Hijo   son   trabajos-estudios   de   preparación   a   la Asunción,   unretablo   que   me ha   empeñado   por   meses.   "Pensando   en   el   Sagrado   Sudario"   nace   de   la   intensa   y   profunda   emoción   vivida   encontrándome   por   la primera   vez   con   aquella   huella   del   rostro   de   Jesús   Cristo,   no   expresada   emoción   quedada   a   largo   en   mi   corazón.   Enseguida después pinté "Natividad" a que me ha llevado, yendo al revés, justo el pensar en el Sagrado Sudario. La   intensidad   de   los   momentos   que   representé   me   ha   hecho   reflejar   sobre   como   la   cotidianidad,   a   denudo,   reduce   nuestra   fe   a   una débil   llama   que   a   veces   logramos   a   duras   penas   a   entrever.   De   esta   reflexión   ha   nacido   otra   cotidianidad.   Aquélla   de   Nazareth. "Circularidad   de Amor."   Inmenso   el   amor   de   Dios,   mediocre   nuestro   amor   de   hombres.   Sin   embargo   una   mujer   nos   ha   enseñado   el verdadero   sentido   del   amor   en   el   curso   de   toda   su   vida. Aunque   fue   inimaginable,   aunque   pareció   así   difícil   que   no   logramos   casi creernos.   Por   amor   del   Hijo   acepta   querer,   como   sus   hijos,   a   los   hombres   que,   justo   en   aquel   momento,   llegaron   al   ápice   de   la maldad. Los hombres que crucificaron a Su Jesús. Es "Maria a los pies de la Cruz". Y   solo   después   de   algún   año   que   madura   dentro   de   mí   la   conciencia   de   la   grandiosidad   de   lo   primero   sí   de   Maria,   todavía   niña,   a Nazareth.   Y   un   sí   que   Le   permite   a   Dios   Omnipotente   de   "realizar"   Su   proyecto   de   salvación.   De   éste   mana   mi   obra   "Y   el   Verbo   se hace Carne ". ASUNCIÓN AL CIELO DE LA VIRGEN MARÍA Cuando   don   Darío   Giannelli   me   preguntó   de   pintar   un   retablo   por   el   Santuario   de   la   Virgen   de   la   Caridad   fui   lisonjeada   y   al   mismo tiempo   aterrorizada:   lisonjeada   por   su   confianza,   aterrorizada   por   la   complejidad   y   por   la   importancia   de   la   obra   de   realizar.   Decidí de aceptar el desafío e inicié el trabajo. Tuve que retomar la "mano" a los retratos y, sobre todo, madurar la impostación de la obra. Lecturas   y   coloquios,   particularmente   provechosos   aquellos   con   don   Icilio   Rossi   y   con   padre   Samuele   Duranti,   me   ha   ayudado   a individuarar   los   núcleos   en   que   articular   el   mensaje.   Superada   la   pesadilla   de   la   tela   blanca,   las   soluciones   expresivas   son maduradas con cierta facilidad en el proceder del trabajo (Asunción al Cielo de la Virgen Maria). En   bajo   a   la   izquierda   domina   un   retazo   de   prado   repleto   de   flores:   son   flores   cualquieras,   nacen   espontáneamente,   son   hermosas pero   efímeras.   Y   su   precariedad   hace   más   vehemente   su   hermosura.   También   el   hombre   es   precario,   pero   también   es   consciente de   su   precariedad.   De   aquí   la   insatisfacción,   el   sufrimiento   que   lo   han   acompañado   en   el   curso   de   los   milenios.   Las   siete   flores   da lis   que   la   Virgen   tiene   en   la   mano   izquierda,   pero,   nos   confirman   la   esperanza   de   una   vida   después   de   la   muerte,   nos   confirman que,   si   lo   quisiéramos,   Ella   intercederá   por   nosotros.   Detrás   de   las   flores   un   desierto   soleado   se   desplega   al   horizonte:   un   horizonte curvo   casi   también   nos   hubiéramos   levantado   altos   en   el   cielo.   El   desierto:   un   lugar   en   que   falta   también   lo   esencial   a   la   vida,   un lugar    en    cuyo    el    mismo    sol    puede    matar.    Pero    aquí    el    oasis    es    un    regalo    de    Dios,    pero    aquí    las    estrellas    son    los    más resplandecientes del mundo e invitan a mirar hacia el Cielo. Del   fondo   del   desierto,   envuelta   en   un   resplendor   de   luz,   la   Virgen   Maria   se   eleva.   Es   la   última   llamada   a   que   contesta:   después   de aquel   primero   sí   dicho   al   ángel,   después   de   los   sí   de   la   cotidianidad   de   Nazareth,   después   de   lo   terrible   sí   a   los   pies   de   la   Cruz, ahora   un   nuevo   sí   y   Su   cuerpo   incorrupto   del   pecado   puede   subir   al   Cielo.   Volver   a   ver   al   Hijo.   Y   Sus   ojos   miran   fijos   verso   de   Él: es   el   éxtasis. Y   Su   mano   derecha   comprime   Su   seno   casi   no   pudiera   contener   la   emoción. Y   Sus   labios   señalan   una   ligera   sonrisa: una respuesta a la sonrisa de Su Hijo. Jesús   ha   bajado   a   los   márgenes   del   Cielo   para   acoger   Su   Madre   pero   Su   mirada   dulce,   lleno   de   joya,   de   bondad   y   de   misericordia es manantial de esperanza para cada hombre. Alrededor   de   Jesús   un   grupo   de   niños.   Ellos   están   con   Él   porque   Él   siempre   ha   mostrado   verso   de   ellos   una   predilección   particular por   su   inocencia,   por   su   candor,   por   su   capacidad   de   fiarse,   con   total   abandono,   en   el   padre   y   en   la   madre. Y   ahora   ellos   asisten   al acontecimiento llenos de estupor y felicidad; se amontonan para ver, para acoger a la Madre celeste. Y   la   Virgen   sube   envuelta   en   Su   luz   que   desgarra   el   cielo.   Y   entra   en   otro   Cielo,   un   Cielo   de   oro.   El   oro   se   diparte   de   un   núcleo   de luz-color.   Todos   los   colores   del   arcoiris.   Es   un   punto   de   que   todo   tiene   origen.   Un   todo   invadido   por   un   latido:   el   latido   vivificatore del Espíritu. PENSANDO EN EL SAGRADO SUDARIO La   vista   del   Sagrado   Sudario   me   emocionó   y   me   conmoví   intensamente.   Me   empujó   a   leer   y   a   meditar.   Por   largos   años   todo   eso ha quedado en mi corazón, luego ha tomado cuerpo sobre la tela (Pensando en el Sagrado Sudario). El   rostro   emerge   del   fondo   solamente   porque   lo   gris   se   vuelve   más   caliente,   pero   no   tiene   volumen:   es   una   huella.   Quedan   los indicios de las tumefacciones, evidentes en las asimetrías del rostro, y en la sangre agrumada. Pero   el   sufrimiento   se   ha   hecho   misericordia,   esperanza,   invitación   a   mirar   a   aquellos   Sus   grandes   ojos   llenos   de   luz.   Ojos   que   nos siguen aunque nos alejamos casi a confirmarnos que nos no abandonará, que nos quiere a pesar de todo. NATIVIDAD Pocos,   poquísimosos   elementos   componen   esta   Natividad.   El   perfil   de   una   gruta   oscura,   un   paisaje   nocturno   casi   monocromo,   una madre vestida de modo extremadamente simple con un niño desnudo entre los brazos, un suelo pedregoso con algunas flores. Pero   la   pobreza   del   Hijo   de   Dios   es   Suyo   acto   de   amor   hacia   la   humanidad,   una   advertencia,   una   enseñanza.   La   humildad   de   la Madre, Su sobriedad compuesta, Su serenidad pensativa son Sus diademas. Y   la   Madre   lleva   al   Hijo   hacia   el   umbral   de   la   gruta,   hacia   aquellas   flores-pastores   que   han   llegado   por   la   noche   para   rendir homenaje   al   Hijo.   Y   Jesús   se   aleja   del   seno   de   la   Madre,   que   Lo   favorece   pero   teniéndoLo   firmemente,   para   mirar   abajo   hacia aquellas flores que se iluminan y se vuelven hermosas en esta reciprocidad de amor. Sobre todo un cielo insólito, exultante de luz y de estrellas. CIRCULARIDAD DE AMOR Todo aparece usual, cotidiano, acaso descolorido (Circularidad de Amor). Una   madre:   la   Madre;   un   hijo:   el   Hijo   y   su   caliente   intimidad.   El   niño   se   abandona   sobre   el   seno   de   la   madre.   Todo   en   él   indica   un niño pequeñísimo pero tiene la mirada de quien sabe. Y   la   madre   casi   lo   roza   con   las   manos   para   dejarlo   libre   protegiéndolo.   Su   mirada   está   llena   de   ternura,   de   amor;   pero   el   leve   rubor sobre su rostro traiciona su atónita maravilla, su perdurante emoción. Y   la   luz   irrumpe,   aviva,   empalma   todo   en   una   circularidad   de   amor.   Y   el   niño   es   iluminado   de   ello,   pero   también   es   él   manantial   de luz. Y la virgen - madre, repleta de amor, semeja concentrarse, esquiva, en el grandioso misterio que la envolve. Y abajo, a los márgenes, sobre aquellas pequeñas, banales flores indistintas caen fragmentos de Paraíso. MARÍA A LOS PIES DE LA CRUZ Al   centro,   recortada   contra   un   cielo   morado,   una   figura   envuelta   en   un   manto   oscuro:   Maria.   Su   corazón   es   lacerado   por   la angustia,   por   los   insultos,   por   el   escarnio,   la   ingratitud,   la   traición,   el   abandono,   el   suplicio   de   que   es   víctima   su   Hijo.   Su   Jesús insultado,   atormentado,   crucificado   por   los   hombres.   De   aquellos   mismos   hombres   por   cuya   salvación   él,   el   Hijo   de   Dios,   ha emprendido   su   camino   de   hombre   entre   los   hombres.   Aquellos   hombres   por   los   que   ha   preguntado   el   perdón   del   Padre,   aquellos hombres   que   Le   ha   confiado   a   Su   Madre,   mediadora   de   gracias   por   todos   los   que   Le   se   dirigirán   a.   Y   Maria,   educada   a   la   escuela de amor de Su Hijo, transforma su mano en un nido, refugio por aquellos pequeños, frágiles hombres - flores. Pero sus ojos son todo para Su Hijo moribundo, con ellos Lo abraza, Lo consuela, Le dice Su inmenso amor. El   mundo   es   un   vacío   desierto   mudo.   Sin   embargo   un   soplo   de   luz   saluda,   casi   perdido   en   la   oscuridad,   tendida   a   la   luz   que   muere, una bonita flor: el discípulo predilecto. Y   la   mano   comprime   el   corazón   enloquecido,   la   boca   se   abre   en   un   grito   que   queda   en   garganta:   todo   es   cumplido.   Y   el   cielo empieza a romperse,(Maria a los pies de la Cruz) Y EL VERBO SE HACE CARNE Verbum caro hic factum est. Aquí el Verbo se ha hecho carne. A   Nazaret   en   la   gruta   de   la Anunciación   probé   un   largo   estremecimiento   en   pensar   que   allí,   entre   aquellas   paredes   desnudas,   pasó aquel   acontecimiento   después   del   que   nada   sería   más   estado   como   antes.   Dios,   el   Verbo   se   hizo   carne   por   la   salvación   de   los hombres. El Verbo fue hecho carne por amor. Tuve   que   trasladar   sobre   tela   el   anuncio   del   ángel,   la   aceptación   incondicional   de   Maria   y   el   amor   que   es   vida,   que   da   vida   y empapa   de   si   el   mundo.   He   elegido   el   camino   de   la   sencillez,   de   la   esencialidad   privilegiando   la   intensidad   de   los   rostros.   Lleno   de devota participación aquel del ángel, absorto y confiado aquel de Maria. He   representado   la   expresividad   de   las   manos   de   Maria   que   semejan   querer   encerrar,   proteger   aquel   misterio   de   Amor   que   está cumpliéndose dentro de Ella. Y el Amor divino la envuelve como una ligera niebla luminosa. El   milagro   se   ha   cumplido,   (Y   el   Verbo   se   hace   carne). Temprano   el   ángel   volverá   en   Cielo   dejando   una   azucena   a   la   Virgen   Madre, a la criada del Dios hora Suya y nuestra Regina. Las tinieblas serán vencidas. LA SONRISA DE MARÍA En   Medjugorje,   un   pueblo   muy   pequeño,   el   segundo   día   de   cada   mes,   la   Reina   de   la   Paz   aparece   a   la   vidente   Mirjana   y,   junta   a ella y a los peregrinos reza por los que "todavía no conocen el Amor de Dios". Pensándolo   bien   hoy,   en   el   mundo   de   lo   efimero   y   de   laz   apariencias,   del   odio   y   la   guerra,   en   un   mundo   que   quiere   eliminar   a   Dios mismo, este ejemplo, esta invitación dela Madre Celeste confiere una nueva perspectiva a la vida. La proyecta en la Eternidad. Nuestras   oraciones   y   renunciaciones,   nuestras   grandes   o   pecueños   sufrimientos   donatos,   ofrecidos   a   Nuestra   Señora   llegan   a   ser muy importantes. Rezar   para   que   el   corazón   del   hombre,   de   cada   hombre,   sea   lebrado   del   mal   que   destruye   el   individuo   y   la   sociedad,   rezar   para que el hombre se abra al Amor de Dios nos dona una nueva alegría: la Sonrisa de María. "Quiero   presentar   todo   hombre,   como   un   muy   hermoso   ramo   de   flores",   dice   la   Reina   de   la   Paz.   Y   agrega:   "Ayudadme   ad   ayudar vosotros: Necesito de vuestra ayuda". XII Estación – Muerte de Jesús  (EUTANASIA) Los píos israelitas condenaron a muerte Jesús porque “blastemaba” afirmando que Él era el Hijo de Dios y, luego, Dios Él mismo. El   hombre   de   hoy   ha   decidido   poder   vivir   sin   Dios.   De   más   exige   sustituir   a   Él,   quiere   ser   el   artifice   de   la   vida   y   de   la   muerte   en legalidad. Los laboratorios para crear niños probeta, y sino también el aborto, los experimentos sobre los embriones. Al final eutanasia. Sí, la “dulce”muerte que vuelve legal la eliminación de un ser humano. El surimiento perde el valor de salvación y se hace coartada de muerte. La muerte de Jesús es fuente de salvación. Eutanasia de perdición. Desconecta un enchufe es simple en modo diabólico. Pero esperamos que la mano rinunce y el enchufe se quede en su lugar. Sólo Dios sabe cuando es el momento de nacer y lo de morir.
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter