LA PINTURA DE LAURA FERRETTI   He   tenido   el   privilegio   y   el   gusto   de   seguir   de   mucho   tiempo   el   hecho   artístico   de   Laura   Ferretti,   de   asistir   a   su   progresivo   proceso de   maduración   estilística   y   de   quedar   implicado   en   la   red   de   sus   valientes   reconocimientos   confiados,   en   gran   parte,   a   la   dificultosa rigidez   de   la   espátula,   una   técnica   que   solicita   juntamente   la   seguridad   de   la   mano   a   un   dominio   del   escenario   perspéctico.   Pero más   allá   de   los   resultados   artísticos   y   metodológicos,   golpea,   en   primer   lugar,   la   relación   mujer   -   artista:   quiero   decir   que   la   riqueza de   la   personalidad   de   Ferretti,   su   disponibilidad   de   sello   humano   y   cristiano,   la   discreción   amortiguada   por   una   sonrisa   alentadora, constituyen   las   llaves   de   lectura   del   recurrente   mensaje   pictórico   acrisolado   en   años   de   estudio,   de   fatiga   y   de   pasión.   No   ya perseguiendo   modas   efímeras   y   transitorias,   o   siendo   simple   imitadora   de   las   grandes   herencias   de   la   escuela   toscana,   sin embargo   conocidas   y   estimadas,   pero   con   el   intento   de   contestar   a   una   exigencia   interior,   a   la   necesidad   indeclinable   de   usar   la vocación   artística   como   instrumento   hermenéutico,   rico   en   matices   y   no   circunscrito   a   la   simple   exterioridad,   pero   intencionalmente proyectado   a   sondar   los   muchos   misterios   y   preguntas   que   están   detrás   y   dentro,   con   sus   vicisitudes,   al   complejo   camino   de   los hombres.La   poética   de   la   vida   expresa   por   aspectos   naturales,   paisajes   que   cuentan   lo   multiforme   ir   ánimo   humano.   Da   este   muy estimado   del   poeta   Mario   Luzi   en   visita,   más   veces,   a   las   exposiciones   de   la   pintora   Laura   Ferretti.   En   sus   telas   la   gran   historia   se reajusta   en   un   tipo   de   microhistoria   redactado   bajo   el   empujón   de   emociones,   de   sentimientos,   de   amarguras   y   de   esperanzas:   una dramática   alternancia   que   encuentra   expresión   en   la   variegada   paleta   de   colores.   el   amarillo,   el   azul,   el   negro,   el   verde,   el   rojo.   por los   que   Ferretti   semeja   quererse   confesar   y   abrir   con   sus   pudores,   sus   turbaciones   y   los   miedos   arraigados   en   el   inconscio,   a   la búsqueda   de   un   denominador   común   de   canto   antropológico   en   la   señal   ungarettiano   de   la   hermandad,   de   la   solidaridad   y   del amor.   Todo   eso   queda   en   el   fondo;   en   primero   llano   sus   cuadros   llenos   de   luz   y   colores.   Su   querida   Marisma,   tierra   amarga   y salvaje,   con   inmensos   llanos   verdes   y   dorados,   ahora   afinados   por   la   presencia   de   mechones   de   flores   radiantes   en   el   escenario de   cielos   asurcados   de   las   sombras   serotine   y   también   de   una   deslumbrante   luminosidad,   espejo   cosmogónico   del   eterno   futuro   de las   estaciones   que   se   repiten   de   milenios.   El   acento   del   artista   tiene   tonalidades   crepusculares,   se   mueve   entre   nostalgia   y evocación,   como   si   su   amor   por   las   flores,   por   el   sol,   por   la   luz   y   los   colores   pudiera   volverse   una   muda   pero   significativa recuperación   de   la   naturaleza,   de   los   paisajes,   de   las   hileras   de   los   cipreses.   Tal   como   la   inmersión   en   la   profundidad   del   mar:   en los   fondos   misteriosos   leuda   el   contraste   entre   antiguos   tesoros   enterrados   de   siglos   y   la   brotadura   de   una   iridiscente   fauna   y   flora mrina.   Como   las   ocultas   profundidades   de   nuestros   corazones:   ricas,   en   continua   evolución,   huidiza,   maravillosas.   El   itinerario arriba,   conclusivamente,   dentro   de   la   ladera   del   carácter   sagrado. Ante   todo   una   pala   de   altar   preparada   en   el   Santuario,   del   siglo XVI,   de   la   Virgen   de   la   Caridad   de   Seggiano,   figurante   la Asunción   al   cielo   de   la   Virgen   Maria:   se   trata   de   un   conmovedor   himno   a la   maternidad,   liberada   por   los   canones   tradicionales   y   actualizada   por   la   luminosa   expresión   de   los   rostros,   aquel   de   la   Virgen vuelve   a   llamar   la   lección   de   Benozzo   Gozzoli.   El   inicial   y   momentáneo   extravío   atado   a   la   trágica   parábola   humana   y   terrenal   es transfigurado,   elevado   por   un   epifania   de   luz   y   esperanza   que   derrota   las   tinieblas   y   se   proyecta   hacia   la   infinitud   de   los   cielos.   Y luego   una   Natividad,   clásica   y   moderna   en   el   mismo   tiempo.   En   este   cuadro   Jesús   Niño   y   Su   Madre   sonríen   bajo   un   insólito   cielo lleno   de   luces:   una   suave,   mágica   atmósfera   sin   tiempo.   Lejano   y,   con   todo,   muy   cercano   el   Jesús   del   Sagrado   Sudario   mira   dentro de nosotros. Y nosotros comprendemos Su amor sin reservas. Siguen   dos   obras   intensamente   contrastantes   entre   ellos.   Una   "Circularidad   de Amor"   que   da   un   instante   de   sosegada   tranquilidad en   una   atmósfera   los   colores   acolchados,   casi   apagados.   La   cotidianidad   de   la   fe.   Junto   a   ella,   casi   inesperada,   todo   el   dramatismo de   "Maria   a   los   pies   de   la   Cruz".   Los   ojos   y   las   manos   cuentan   la   angustia   para   el   Hijo   moribundo,   pero   también   la   sobrehumana voluntad   de   obedecer   a   Su   solicitud   hasta   acoger   y   querer   los   mismos   crucificadores   de   Su   Jesús.   Representaciones   muy particulares   con   los   sagrados   rostros,   elegantemente   pinturados   a   pincel,   serenos   en   su   classicitá,   pero   engastados   en   el   espesor grumoso   de   la   espátula   que   ellos   envolve   casi   fueran   iconos   griegos   reexaminados   en   llave   moderna.   En   conclusión   la   pintura   de Laura    Ferretti    tiene    una    profunda    valencia    moral    propuesta    con    un    mensaje    compresible    y    satisfactorio    acogido    e    incluido fácilmente de la gente.
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter