QUE  PUEDA  EL  COLOR  DECIR  A  MÍ  ...     Amplios   y   profundos   horizontes   consumen   la   representación   de   estos   paisajes,   en   los   cuales   parece   de   oir   el   lento   crujido   del   aire, mezclado   a   los   reflejos   que   asimilan   la   quella,   por   no   sustraerla   a   la   real   relación   con   las   cosas.   Mimetizado,   en   el   comentario   de los   colores,   hay   el   fluir   y   el   multiplicarse   de   los   golpes   de   espátula   cortos   y   rítmicos   que   materializan   la   realidad   en   exuberancia   de vista,   dove   los   colores   parecen   estallar   en   la   abstracción.   La   realidad   revive   en   la   identificación   del   ambiente   en   virtud   de   efectos ópticos   como   una   alusión   de   espacios   más   allá   de   los   cogito   y   fijados   en   la   tela.   A   menudo   a   través   de   dentella   que,   despues   de haber   dejado   su   huella,   no   desparecen   pero   se   quedan   en   la   memoria   al   momento   de   expresarse   en   forma.   En   esta   especie   de fuga,   no   sabemos   se   la   forma   toma   sobre   de   sí   la   pintura   o   viceversa,   gracias   a   los   colores,   a   los   espesores,   al   ir   y   venir,   al ponerse   del   brio   de   las   combinaciones.   En   hacerse   presencia,   fenómeno   o   metamorfosis.   En   hacerse   oir   y   ver,   salir   al   descubierto con   fuerza   y   intensidad,   en   irisados   cambios   de   luminosidad.Todo   es   muy   diverso   de   Impresionismo   y   de   la   pintura   veneciana,   sin el   sosten   de   transparencias   que   no   serían   consiguientes,   a   menos   que   querer   anular   la   reacción   emotiva.   No   debemos   mirar   la   tela mas   en   la   tela.   Del   palco   escénico,   no   de   la   platea.   No   sólo   las   figuras   y   la   representación.   Debemos   interesarse   a   la   unidad   de todas   las   cosas,   del   conjunto   de   los   varios   elementos,   a   su   estrecha   correspondencia   por   coger,   entre   nuestras   impresiones,   las que   sobresalen   de   más   y   revelan   el   ánimo   del   artista   y   no   sólo   su   abilidad.El   paisaje   de   la   Ferretti   es   un   canto   libre.   Es   de avanzada   tradición.   Es   un   paisaje   que   recuerda   aspectos   ambiental   de   su   tierra,   como   un   fragmento   visivo   de   un   proceso   sin   fin, en   continuo   devenir,   tal   de   comportar   el   final   del   concepto   de   imagen,   herencia   del   Impresionismo.   El   sentimento   lleno   y   caliente   de la   naturaleza   inunda   sus   telas,   con   algo   más   de   los   solos   elementos   estéticos. Afiora   una   linea   de   pensamento   vuelta   a   considerar la   tela   no   como   receptiva   de   una   realidad   inmediada,   sino   un   proyecto   de   elecciones   culturales   de   expresión   y   creatividad espontáneas.   También   “El   barco   etrusco   en   la   tempestad”,   minúscula   en   la   tempestad,   confusa   mar   adendro   en   la   móbil   barrera   de olas   y   nubes,   en   la   luz   transformada,   es   un   paisaje   que   esquiva   los   límites   del   espacio,para   converger   hacia   una   llanura accidentata. Es una imagen viva que entra en el ritmo de la imaginación. Cada   golpe   de   espátula   tiene,   en   general,   un   doble   valor,   de   color   y   de   timbro.   La   luz   no   cambia   el   color,   modifica   la   calidad   del timbro, siendo la sombra que actúa como contraste. Por   concluir,   me   detengo   en   detalle   sobre   “Cuando   la   luna   ...”,   “El   viento   y   las   dunas”,   “Atraccion   morada”,”Y   el   cielo   se   hace   rojo” en   las   que   la   visíon   pictórica   no   tiene   el   carácter   distintivo   de   la   semejánza.   Poseen   la   síntesis   de   forma,   de   color,   de   luz,   fundidos en   un   valor   cromático   dominante,   para   dejar   un   razonable   margen   al   vagar   de   la   fantasía,   del   misterio   y   del   no   expresado. Consenten   de   vagar   con   la   mirada   en   el   paisaje,   sin   deber   volver   atrás,   mientras   que   gustaría   pasar   al   otro   lado   para   escuchar   la voz de la naturaleza, más allá de los límites de la representación, en los profundos sustraidos al hombre.  
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter