LOS  ETRUSCOS  Y  SU  MUNDO  EN  LA  PINTURA  DE  LAURA  FERRETTI   La   exposición   itinerante   de   Laura   Ferretti   “Profundas   raíces:   los   Etruscos   y   su   mundo”,   articulada   en   varios   trayectos   narrativos, sigue   criterios   iconológicos   y   iconográficos   de   análisis   y   de   interpretación,   en   consideración   de   la   relación   corriente   entre   historia   y pintura y entre pintura y creatividad (el ciclo: “... Y el viaje continua...”).  Las   imagines   a   comparación,   nítidas   y   esprintadas,   están   extructuradas   en   encuadramientos   (por   otros   estudiadas   como   maneras   de organización a espiral y a sección áurea) fijas de una parte y en movimiento por otra, a común denominador.  El   observador   de   hoy,   puesto   frente   de   unas   imágines   del   pasado   (la   civilización   etrusca   apareció   en   Italia   Central   durante   el   VIII siglo   a.C.)   mira   según   una   dirección   y   una   intensidad   vueltas   a   la   expresión   y   a   los   siímbolos   de   intuición   sintética   y   rápida,   porqué acostumbrado al cínema y a la televisión. Se   puede   así   comprender   la   composición   de   estos   cuadros,   el   fluir   de   las   actitudes   y   de   las   succesiones,   las   coincidencias   espacio- temporales   ,   las   escansiones   ritmicas,   determinadas   por   la   urgencia   de   los   contenidos   evocados.   El   haber   tomado   prestados   los exitos   temáticos   etruscos   por   parte   del   color,   del   trato,   de   los   contornos   y   de   la   luz   englobante   provoca   una   visión   de   misterio,   sea pues concreta, que confirma la legitimidad del termino “realistico”, acuñado por primera vez por el arte etrusco. El   realismo   de   estas   composiciones   está   precisamente   en   la   intensificación   de   los   colores   indipendientes   del   verdadero   y   en   la accentuación mímica de las figuras puestas sobre el fondo, por los contornos marcados y por los gestos subrayados. Las   lineas   constructivas   marcan   la   forma   plastica   en   la   distinción   de   notas   vivaces:   La   enigmática   sonrisa   de Aplu,   El   hombre   del   raro sombrero. Los   colores   alegres   servan   la   pureza   de   las   gemas   y   del   mineral   que   caben   :   el   azul   de   los   lapislázuli,   el   rojo   del   oxido   de   fierro,   el negro   del   carbón…(Plantas   ornamentales   y   pájaros,   1   y   2).      La   sequedad   de   las   formas,   traducidas   en   su   esencialidad,   llama   el lenguaje expresionista: Criadas que entrelazan guirlandas, Velia y la eternidad, Juntos al banquete. Los   motivos   geométricos   y   decorativos   estilizan   los   elementos   reales   que   escanden   el   espacio,   sin   evasiones   fantásticas:   Animales de tierra, Animales de aire y agua, Bailarin y bailarina, La caza y la pesca.  Los   caracteres   de   la   pintura   más   que   nunca   sepulcral,   que   escluía   el   sublime   y   el   sobrenatural   (Niña,   La   sombra   de   la   tarde),   son perfectamente   respetados,   gracias   al   campo   narrativo,   adonde   la   dimensión   arrastrante   no   es   el   espacio,   más   bién   el   tiempo   de   la narración,   en   la   mención.   Libre   esahogo   está   dado   a   la   vitalidad   ambiental   explicitada   por   el   ritmo   cromático   de   los   paisajes   de   “…Y el   viaje   continua…”,   disciplinado   por   los   golpes   de   espatula   tendidos   y   eficaces,   cursivos   en   el   definir   la   naturaleza   empapada   por   las raíces   antropológicas   del   territorio.   En   general   los   arrebatos   de   los   colores   llaman   la   musicalidad   de   las   coloraciones   sepulcrales   y   la referencia   no   significa   el   mero   reflejo   actualizado   del   pasado,   pero   un   horizonte   mayormente   ampliado,   cual   reserva   cultural   desde   la cual   sacar.   El   íncipit   está   confiado   al   Barco   etrusco.   Los   varios   pasajes,   desde   “Campo   amarillo   y   lirios”   a   “Colinas   toscanas: Primavera”,   desde   “Las   últimas   hojas”   a   “Claror   lunar”,   hasta   a   “Está   naciendo   un   nuevo   dia”   y   a   “El   cielo   se   hace   rojo”   –   por   citar   hacen   intuir   y   paran   el   momento   visivo,   documentando   de   ellos   formas   y   aspectos,   no   más   en   el   concepto   mágico-religioso,   más   bién en   el   régimen   de   memoria   cultural.   La   raya   de   contorno   ha   dejado   campo   a   las   espatuladas   con   viradas   casi   gestuales   de   reflejo   de contemporaneidad.   La   más   antiguas   raíces   y   la   respiración   de   la   tierra   conviven   como   restos   y,   si   se   quiere,   como   entidades   y valores   del   sentimiento   y   de   la   intesa   del   hombre   frente   del   ser   de   dos   civilizaciones,   sea   aunque   circumscriptas   a   nivel   de   llamada linguística. En   los   dos   ciclos,   la   capacidad   de   traducir   y   de   elaborar   las   escansiones   del   acción   visiva,   bajo   el   aspecto   narrativo   y   compositivo   y desde   el   punto   de   vista   de   los   equilíbrios   formales   y   del   armonía,   se   termina   en   la   represa   de   los   aspectos   relatos:   la   energía   de   la naturaleza se aplaca en la energía extructural del arte. Todo   tiene   que   ser   leído   por   partes   progresivas   y   la   llamada   al   tropo   se   ala   una   tendencia   y   una   concepción   típicas   de   un   hacer pintura,   que,   en   el   caso   especifico,   se   hace   trama   de   historias   y   de   memorias   vinculadas   a   las   vivencias   y   restituida   en   la   visión totalizadora de la ‘imago’ pictórica. El   artista   ha   alcanzado   una   modalidad   expresiva   alineada   a   las   exigencias   creativas,   en   la   definida   autonomía   de   un   discurso individual, en la continuidad de su actuar artístico.
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter