LOS ETRUSCOS DE LAURA FERRETTI AL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE GROSSETO   En   las   salas   del   Museo   Arqueológico   de   Grosseto   estan   espuetas   las   telas   de   la   pintora   Laura   Ferretti.   “Profundas   raíces:   los Etruscos y su mundo”: una exhibición que realmente merece un amplio y sobre todo motivado público. El   trabajo   de   la   Ferretti   se   pone   en   un   proyecto   que   tiene   sus   raíces   muy   lejanas.   Nos   no   tenemos   que   referir   al   conocimiento científico,   que   es   otra   cosa,   pero   al   efecto   que   el   descubrimiento   de   los   Etruscos   ha   tenido   sobre   un   ancho   público   y   en   particular sobre   la   cultura   europea.   Estamos   aproximadamente   a   la   mitad   de   el   siglo   XIX.   La   cultura   etrusca   se   vuelve   bandera   del anticlasicismo   puesto   que   este   arte   fue   exactamente   el   contrario   del   clasicismo,   del   academicismo,   de   todas   aquellas   cosas   que   el arte   europeo,   los   artistas   europeos   empezaron   a   sentir   un   poco   pesadas   como   una   herencia   de   que   librarse.   Esta   actitud   hacia   el arte   etrusco   alcanza   su   cumbre   en   lo   primero   novecientos.   Del   punto   de   vista   literario   podemos   recordar   a   David   Herbert Lawrence,   el   autor   de   El   amante   de   lady   Chatterly,   que   ha   escrito   el   libro   Países   Etruscos   o   Lugares   Etruscos,   según   las   prensas, en   el   que   ve   el   mundo   etrusco   de   modo   totalmente   ascientifico,   de   modo   puramente   poético.   Ve   en   los   Etruscos   el   mito   de   aquella libertad,    de    aquella    espontaneidad    en    los    comportamientos,    de    aquella    superación    de    las    convenciones    burguesas    que constituyeron   su   convicción   más   profunda.   La   temática   recurrente   de   sus   obras.   Pero   también   podemos   recordar   otro   episodio   en el   campo   artístico,   para   sólo   detenernos   sobre   elementos   extremadamente   significativos:   el   descubrimiento   de   el   Apolo   de   Vejo. Fue   un   choque   artistico,   fu   un   choque   cultural.   Esta   estatua   fue   hasta   representada,   en   el   1920,   el   año   de   su   presentación después   de   la   restauración,   sobre   un   manifiesto   oficial   del   Bienal   de   Venecia.   Un   círculo   se   cierra:   el Apolo   es   considerado   la   obra más   de   vanguardia,   el   símbolo   de   lo   que   de   más   moderno   se   pudiera   presentar.   El   arte   etrusco   a   la   igual   con   todos   aquellos   artes no    clásicos,    no    europeos    a    los    que    todos    los    artistas    europeos    pudieron    inspirarse    para    renovar    de    las    raíces    el    arte europeo.Hemos   visto   que   la   relación   entre   el   arte   y   los   Etruscos   es   extremadamente   estrecha.   Una   relación   independiente   del conocimiento   científico,   como   he   señalado   al   principio.   Este   porque   el   artista   tiene   una   libertad   de   interpretación,   una   libertad   de empleo   de   lo   que   la   antigüedad   nos   ha   transmitido   que   el   estudioso   no   tiene.   El   estudioso   tiene   que   atenerse   escrupulosamente   a los   datos,   a   los   hechos,   a   lo   que   los   documentos   testimonian,   tiene   que   dar   de   ellos   una   interpretación   que   no   dejas   espacio   a   la imaginación,   a   la   fantasía.   En   cambio   el   artista   puede   interpretar   libremente. Y   a   veces   su   interpretación   libre   también   puede   llegar más   lejana   que   aquel   del   estudioso.   ¿Qué   decir   yendo   al   objeto   de   esta   exhibición,   hablando   de   los   cuadros   de   Laura   Ferretti?   Es claro   que   su   inspiración   ha   sido   tomada   por   las   obras   más   notas   del   arte   etrusco.   Tenemos   aquí   un   panorama   que   todos conocemos,   en   particular   la   pintura   de Tarquinia   de   que   han   sido   extrapolados   elementos   realmente   significativos,   particulares   que quizás   alguien   no   recuerda.   Por   ejemplo   aquellos   particulares   de   la   Tumba   de   la   caza   y   de   la   pesca   que   vuelven   más   veces porque   evidentemente   de   ella   el   artista   ha   sido   golpeado   particularmente.   Lo   que   tenemos   que   preguntarnos   es   el   porqué   de   esta organización   de   las   imágenes   tan   extraña:   la   espiral,   la   sección   áurea   que   es   evidentemente   la   óptica,   la   llave   expresiva   que   el artista   ha   elegido.   La   sección   áurea   es   una   construcción   geométrica   que   contesta   a   una   particular   fórmula   matemática   que   permite de   sacar   de   un   rectángulo   de   proporciones   fijas,   áureas   justamente,   muchos   cuadrados   al   infinito   de   modo   tal   que   quede   siempre un   rectángulo   que   tenga   las   mismas   proporciones   del   rectángulo   inicial.   Todo   esto   lleva   por   eso   a   construir   cuadrados   cada   vez más   pequeños.   De   ellos   la   espiral   que,   aunque   sea   una   construcción   geométrica,   es   una   señal   llena   de   sentidos.   La   espiral   es   lo infinitamente   grande   y   lo   infinitamente   pequeño.   Si   miramos   hacia   el   centro   vamos   hacia   lo   infinitamente   pequeño,   si   nos extendemos   vamos   hacia   lo   infinitamente   grande.   Es   una   señal   que   también   lleva   a   un   acumularse   de   sentidos   en   las   obras   de Laura   Ferretti.   ¿Qué   decir,   por   qué   esta   sección   áurea,   por   qué   esta   espiral?   Es   claro   que   tenemos   que   pensar   a   la   antigüedad,   al tiempo.   ¿A   una   visión   del   tiempo   quizás   espiraliforme?   Esta   es   una   cosa   que   hemos   visto   muchas   veces   en   la   antigüedad,   en   la literatura,   en   la   filosofía.   Pero   yo   diría   que   esta   elección   también   nos   lleva   a   otro   elemento   muy   típico:   a   lo   que   de   esotérico,   de misterioso   que   los   Etruscos   llevan   consigo.   Misterio   que,   una   vez   más,   los   estudiosos   rechazan   porque   no   pueden   aceptar   un misterio,   no   pueden   decir   hay   un   misterio,   tienen   que   decir   no   sabemos.   Obviamente,   el   artista   puede   coger   el   misterio   y   también transmitir   el   misterio.   Y   justo   sobre   esta   sugerencia   de   lectura   yo   me   pararía.   Pero   no   olvidamos   el   resto   de   la   producción   del artista: sus paisajes hechos a espátula, libres, detonantes. Los lugares de los Etruscos vivos todavía. Querría   echar   allí   una   propuesta,   una   continuación   que   puede   dar   un   camino   de   desarrollo   por   la   temática   de   Laura   Ferretti   podría ser el encuentro entre los paisajes y los Etruscos. Algo en que los dos filones de su producción se vayan unir y den algo nuevo. Algo que esperamos ver pronto.
Italian
Inglès
Laura Ferretti  painter